Cómo perder el miedo a hablar en público | 3 secretos

bombre hablando a otro

.Índice “¿Cómo perder el miedo a hablar en público?:

  1. Prepárate y apréndete la presentación
  2. Cambia el punto focal
  3. Usa tu energía a tu favor
  4. Usa la palabra mágica

No te conozco amigo, pero te apuesto un me gusta a que lo que te voy a contar te ha pasado alguna vez, seguro que has sentido miedo al hablar en público.

Cierra los ojos

Llevas preparándote un trabajo durante una semana entera, PowerPoint, imágenes, vídeos, tienes de todo.

Llega el día de la presentación y te pones la ropa que mejor te queda, tu perfume favorito y repasas por última vez lo que tienes que decir delante de todos. Sales confiado y con ganas de presentar.

Pero cuando estás delante de todos, y sí, están todos mirándote, esperando que abras la boca y comiences a hablar en público del tema, te recorre el cuerpo una sensación de malestar, de nerviosismo, de falta de control que acaba haciéndote temblar y que sea imposible sacar el 100% de la presentación que te tenías preparada.

Y es una pena, porque sabes que era una pasada de presentación.

Pero tranquilo amigo porque hoy, en quiero mejorar como siempre, vas a descubrir los 3 secretos de los mejores oradores de todo el mundo para perder el miedo a hablar en público. Además, como siempre, tienes regalo si te ves el post hasta el final y te diré la palabra mágica que hará que automáticamente pierdas el miedo y la inseguridad cuando vayas a presentar y transformes esa energía negativa en gasolina para potenciar tu presentación.

¿Te gusta lo que escuchas? Pues ponte cómodo compañero por que comenzamos, ahora.

Para construir una casa necesitas los planos, y a no ser que quieras vivir en el parque de tu barrio con ese señor tan raro, vas a tener que escribir y organizar lo que quieres decir antes de decirlo. Además con un buen producto, una buena presentación, vas a salir mucho más confiado y con menos miedo a hablar en público, preparado para defender tu presentación.

Paso número 1: Prepárate y apréndete la presentación

Y te lo comento de la manera más rápida posible porque no es solo escribirlo como te salga sino siguiendo una coherencia con los argumentos y el cómo piensas mantener la atención de tus oyentes.

Podríamos escribir un libro sobre este único punto pero no, nosotros somos rápidos y furiosos 140 y te voy a dar la técnica más usada y potente que puedes usar en tus presentaciones para conseguir mantener la atención de tu audiencia lo máximo posible.

La famosa estrategia AIDA, que consiste en estructurar toda tu charla en el orden de llamar la atención con algún título, imagen o vídeo llamativo. Puedes usar una frase con gancho o hacer algo totalmente diferente o que nadie se espere. Ser diferente siempre es bueno y hará que se acuerden de ti y de tu charla, así que mátate las neuronas aquí un rato.

Luego sigues con la I de interés y la D de deseo, estas ambas puedes trabajarlas juntas proporcionando datos y argumentos de valor a tu audiencia, y otro truco importante a tener en cuenta es estudiar los intereses de estos ya que son quienes te van a escuchar y si hablas o enfocas la charla a lo que les gusta te van a hacer mucho más caso.

Y por último la A de acción que consiste en decirles qué quieres que hagan tras acabar la charla; que compren tu curso, que voten tu producto, tu charla, a ti. Lo que quieras, pero sé directo y claro.

  • Y ya está, gracias Néstor, ahora me voy a ver un poquito de netflix
  • Sí sí, casi acabas crack.

Una vez tengas escrita tu super presentación ahora te queda el punto que todos nos hemos saltado alguna vez, y que claramente es estudiársela. Léetela delante del espejo o a tus padres, amigos o al señor del parque.

Imagina, ya tienes una buena presentación que llame y mantenga la atención de tu audiencia y ahora encima te la sabes de memoria y no vas a tener que leerla. Créeme cuando te digo que si haces esto vas a contagiar tu confianza y entusiasmo a todos con solo abrir tu boca.

  • Bien Néstor eres un máquina, ya tengo el papelito pero sigo poniéndome nervioso al exponer, siento que todos me están mirando a mí y no sé qué hacer.

Paso 2: Cambia el punto focal

Vale, te entiendo a mí también me ha pasado. Es como que cada persona, normalmente, tiene 2 ojos y que en la sala hay ¿Cuánto? ¿20 personas? Eso son ya 40 ojos, aproximadamente. Y sí, todos están mirándote a ti.

Así que volviendo a tu pregunta ¿A quién miras? Y no, la respuesta no es la presentación.

La respuesta es fácil de recordar y aún más fácil de aplicar, no vas a tener problema ninguno en usarla y te va a estar dando resultados desde el primer día que la uses ¿Suena bien eh?

Si estás en una sala y tú estás en frente de todos, en el centro, coge y antes de empezar elige a 3 o 4 personas que te transmitan confianza, o que sean los menos raros al menos, y durante tu exposición quiero que los mires ¿A todos? Sí, pero no a la vez. Ve cambiando tu mirada entre ellos mientras hablas de manera natural.

Esto dará una imagen de que te preocupas por todos, conectarás más con toda la audiencia y lo mejor de todo es que no te pondrás nervioso porque digamos que te olvidas de las otras 17 personas, que ya son 34 ojos menos, que se dice pronto.

Oye amigo, sí quieres que hable de un tema que te interese en particular ya sabes, sólo coméntamelo y yo, como el genio de la lámpara te lo haré realidad. Así de simple.

Y si te gusta el contenido regálame un me gusta y suscríbete a la comunidad en youtube, venga, anímate, que yo no te voy a cobrar impuestos.

Y seguimos con el post que queda solo 1 secreto para comentarte la palabra mágica que solucionará todos tus problemas escénicos en 1 segundo.

Paso 3: Usa tu energía a tu favor

letrero usa tu energía

Cuando te pones nervioso y sientes ese miedo escénico cuando sales a exponer no es que no tengas energía, es que tienes demasiada.

  • ¿Entonces qué tengo que hacer Néstor, tirar esa energía?

Todo lo contrario compañero, tienes que usar esa energía negativa de forma positiva. Así de fácil. Y contagiar a todo tu público claro.

  • Muy bonito todo y eso pero ¿Cómo lo hago?

Pues a ver, hay mil formas así que pues depende de cómo prefieras hacerlo tú. Te voy a decir algunas de las que yo he visto que funcionan, y en serio he visto cómo funcionan, no es algo que me esté inventando.

Una vez una compañera de un curso, que era la mayor de todas, con diferencia, salió a dar su primera presentación y se puso bastante nerviosa, no le salía ninguna palabra y no sabía ni a donde mirar.

Pues lo que se le ocurrió en ese momento para transformar la energía de incomodidad y miedo que tenía el ambiente fue el decir literalmente: “Perdón, es que es mi primera presentación y estoy muy nerviosa”.

Todos sonreímos un poco y le dimos un aplauso, gesto que la llenó de confianza e hizo del ambiente uno más agradable para exponer.

Otra vez, y esto me pasó a mí hace años, salí a exponer un trabajo en el bachillerato y no recuerdo por qué pero no me había ni presentado y ya estaba escribiendo en la pizarra. No quería ni mirar a la clase de lo nervioso que estaba.

Pues en una de estas escribí feliz con tilde en la e. Porque sí, yo no sé qué clase de lapsus me dio en la cabeza que yo escribí feliz con tilde en la e.

Toda la clase comenzó a reírse hasta que la profesora me dijo: “Néstor, ¿que coño has escrito?”.

Me quedé mirando a la clase con cara de no haberme enterado de nada y contesté: “Nada, era para ver si estaban atentos”.

Solo te digo que mi presentación fue la mejor de todas y me puso un 10. Así que mira, convertí un fallo en el punto que me diferenció de todos.

Así que como conclusión de este punto te diría que hagas algo que haga empatizar o reír a tu público ya que esto te va a hacer sentir mejor a ti y a ellos. Y créeme, se nota.

Paso 4: Usa la palabra mágica

La palabra que hará que dejes de preocuparte por salir a exponer, es que no solo te va a dejar de asustar sino que te va a empezar a encantar, te vas a volver adicto a las exposiciones y te lo digo yo porque así me ha pasado a mí.

¿Sabes cuál es?

¡Emoción!

Ya, ya sé lo que estás pensando pero déjame explicarte el trasfondo que tiene esto y el impacto que va a tener en tus presentaciones de ahora en adelante. Ya no tienes miedo a hablar en público.

Sales a exponer y te pones nervioso, es normal, pero. ¿Sabías que cuando te sientes nervioso tu cuerpo experimenta casi los mismos cambios que cuando se siente emocionado?

Párate a pensarlo ¿Cómo actúas cuando tienes emoción por algo? Casi igual.

Entonces atento a este super truco psicológico porque vas a engañar a tu propio cerebro.

Cuando te pongas nervioso por algo, repítete en tu cabeza “estoy emocionado”. Al principio va a parecer que estás loco pero tras 3 presentaciones ya tu cuerpo lo interioriza y se lo va a decir él mismo.

Ya no vas a tener más miedo a hablar en público, no más nerviosismo, a partir de ahora vas a estar solamente emocionado.

No sé tú pero yo lo compro.

Por cierto ¿Cometes estos 11 errores del lenguaje corporal que arruinan tu imagen? Pues haz clic en ester enlace al vídeo de youtube de nuestra comunidad.

¿Quieres aprender a vender cualquier cosa a cualquier persona? Pues entonces ve este otro vídeo nuestro.

Y sí los quieres ver todos entonces suscríbete y únete a nuestra comunidad en youtube.

Espero que hayas disfrutado el post y del vídeo, recuerda dejar tu opinión y recomendaciones en los comentarios.

Te espero en el próximo post amigo, aquí en quiero mejorar, nos vemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Néstor Rodriguez Araña.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Select your currency
Euro
S/Sol
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Personalizar cookies   
Privacidad